Jamones

Jamones y embutidos de Dehesas Extremeñas.

  • Curados de forma tradicional.

En nuestra tienda online podrá encontrar jamones, paletas y productos derivados del cerdo ibérico, por piezas o loncheados,  certificados bajo control por empresas certificadoras donde se garantiza la pureza de los cerdos, así como su alimentación.

Nuestros loncheados guardan todo su sabor y propiedades.

Si vas a elegir un jamón  te ayudamos a  saber que los jamones se clasifican según su raza y alimentación:

Jamón de bellota 100 % ibérico: es la  gama más alta  de los jamones ibéricos. Son cerdos de raza pura ibérica alimentados en las dehesas a base de bellotas y pastos

Jamón de Bellota ibérico: que identifica a los jamones que sean de raza ibérica pero que no sean de cerdos 100% ibéricos, y alimentados a base de bellota y pastos en la época de montanera.

Jamón Cebo de Campo ibérico: al igual que el anterior, proceden de cerdos ibéricos, criados en libertad en la dehesa, pero su alimentación es acompañada con piensos elaborados con cereales y leguminosas.

Jamón de Cebo ibérico: procedente de cerdos ibéricos alimentados exclusivamente  a base de piensos elaborados con cereales y leguminosas.

En nuestra tienda online encontrará nuestro Jamón estrella:

Jamones extremeño campeando: Cerdo de campo,  alimentado en nuestras dehesas extremeñas .

Un jamón consta de las siguientes partes:

Maza: parte más ancha del jamón muy jugosa y sabrosa, debido a sus infiltraciones de grasa.

Babilla: es la parte más estrecha del jamón, su jugo ya es un poco menor, aunque de gran sabor. Suele tener un color más oscuro.

Punta y contramaza: Es la cadera del cerdo. Se encuentra el hueso, por lo que el corte es más complicado. En cuánto al sabor, es intenso pues también tiene mucha infiltración de grasa.

Caña y jarrete: caña o también llamada codillo, esta parte suele utilizarse para sacar los tacos de jamón por su alto sabor.

Corte del Jamón.

Aunque a la hora de cortar el jamón el principal es el cuchillo jamonero, no vendría nada mal otro de hoja ancha para quitar la corteza y uno pequeño llamado puntilla para empezar el corte.

La forma de ponerlo en el jamonero puede ser tanto con la pezuña hacia arriba como hacia abajo, todo dependerá de las personas que seáis en casa. Si sois pocos preferible con la pezuña hacia abajo para comerse primero la parte de la babilla que es la más seca.

Las láminas deben ser en horizontal empezando por la zona más cerca a la pezuña hasta la punta del jamón.

Quitar la grasa amarilla del jamón, que puede darle un sabor rancio a las primeras lonchas que cortemos.

comienza el corte apoyando completamente la hoja del cuchillo sobre la carne, dándole una leve inclinación

Y Recuerda: Para disfrutar del sabor, las lonchas deben ser finas, consiguiendo que la grasa del jamón se deshaga al contacto con nuestro paladar.